“Esta historia empieza el año 1980. Josep Llorens decidió hacer realidad su sueño:
ser embajador a lo largo y ancho del mundo de una auténtica joya gastronómica, el JAMÓN.”

Como el cerdo que nace, crece y se hace, para convertirse en una joya gastronómica de primera, el año 1980 nació una empresa familiar especializada en los productos derivados del cerdo ibérico y serrano.
Josep Llorens i Fills, empezaba su andadura de la mano de un joven Josep Llorens que supo aprovechar las vivencias y los conocimientos de su infancia para forjar su propio sueño, ser embajador de una autentico majar: el jamón.
Josep Llorens i Fills creció con un objetivo esencial: dar valor a productos de altísima calidad para el disfrute del consumidor final. Y así, nuestros productos han llegado a los mercados exteriores, no solo en Europa, sino en el resto del mundo, y el sueño se ha hecho realidad: hoy podemos decir que somos grandes embajadores de esta joya gastronómica.

Así nace y crece la marca Josep Llorens.
Un sueño hecho realidad fruto de la constancia,
el esfuerzo y el trabajo de una familia