«Más de 9.000 hectáreas de paraíso ecológico son el hábitat natural para la montanera del cerdo ibérico.»

La Dehesa es el hábitat natural del cerdo ibérico

Esta es la casa de nuestros cerdos, una especie autóctona de la Península Ibérica. Zonas arboladas de encinas y alcornoques procedentes de bosques mediterráneos, utilizados como territorio de pasto para los animales. Son ecosistemas naturales protegidos por la Unión Europea por su valor ecológico. Y se conservan gracias a la presencia del cerdo ibérico.

Nuestras dehesas están situadas en pleno corazón de Extremadura, una de las cuatro regiones españolas con denominación de origen que se caracteriza por su seriedad en cuanto a calidad y garantía, y forman parte del ecosistema mejor conservado en Europa.

Nuestros cerdos ibéricos viven libres alimentándose, durante la montanera que comprende los meses de octubre a marzo, con bellotas y hierba salvaje en armonía con el entorno. Estas dehesas son un paraíso ecológico en el que el aprovechamiento de los recursos naturales está en perfecto equilibrio con su conservación y sostenibilidad.